jueves, 4 de agosto de 2016

Diario de un protón


Atom Street, 20 de diciembre de 1947


Siempre me he considerado alguien positivo pero últimamente estoy preocupado. Lo he hablado con mi hermano gemelo que tan imparcial y neutro es para todas sus opiniones. Incluso con mi sobrino Elec, que se da alguna vuelta por aquí con frecuencia.

De esa cámara para legalizar extranjeros no puede salir nada bueno. Se parecería al castillo del Dr. Frankenstein si no fuese porque en este caso la niebla está en su interior.

Acaban de confirmarme que con la complicidad de esa bruma artificial, una nueva partícula acaba de conseguir sus papeles. Kaón creo que se llama.

Mi hermano Neu dice que no hay de qué preocuparse, que desaparecen pronto. No se da cuenta que llegarán más como este, y que llegarán para quedarse.

Esto es solo el principio.


Fotografía obtenida por Rochester y Butler en una cámara de niebla, donde detectaron por primera vez el mesón K o kaón: la primera partícula "extraña". La cualidad de "extrañeza" se introdujo para partículas que se creaban fácilmente mediante colisiones de partículas, pero que presentaban una vida media mayor de lo esperado. Aún así es extremadamente breve, en torno a 10-8 segundos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario